www.afasia.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Pautas comunicativas en la relación personal sanitario-afásico

Pautas comunicativas en la relación personal sanitario-afásico

La afasia es un término que nos indica que hay un trastorno de comunicación. Se trata de un término muy amplio, muy general. En la práctica podemos decir que hay tantos tipos de afasia como personas afectadas por ella. Esto es debido a la propia pluralidad del género humano, todos somos seres únicos, diferenciados del resto.
 
Sabemos que tras una lesión en la región perisilviana del hemisferio izquierdo, donde se localizan las funciones del lenguaje, el cerebro establece nuevas conexiones como consecuencia de la experiencia comunicativa y el tratamiento recibido. Es lógico pensar que las nuevas conexiones sean también únicas. Esta diferencia individual hace necesario preparar no solo programas individualizados en el tratamiento de las afasias sino establecer unas pautas comunicativas y de relación terapeuta paciente personalizadas.
 
En nuestra interacción con personas con afasia, estas nos comentan que recuerdan que han sido tratados con cariño y profesionalidad sobre todo en su estancia hospitalaria, frases como: "Me han salvado la vida", "me han ayudado en mi recuperación", "han estado pendientes de mí", nos indican una gran vinculación emocional y respeto por los profesionales de la salud, pero también nos encontramos que la queja más difundida entre la relación personal sanitario-paciente es la utilización de aspectos comunicativos incorrectos que genera frustración, rabia e impotencia entre los afectados.  Entre los errores más frecuentes en esta relación podemos destacar:
  • El profesional sanitario da explicaciones sobre el diagnóstico, evolución o prescripción al acompañante del afásico y no al afásico.
  • El profesional  y familiar pueden hablar sobre el problema, incidencias, expectativas sobre la afasia del afectado entre ellos, estando presente el afásico, pero este no interviene.
  • Cuando el profesional se dirige al afásico, suele ser en un tono más alto de lo normal, de forma condescendiente  y realizando preguntas cerradas del tipo sí o no y sobre su bienestar del tipo ¿Se encuentra bien? ¿Le duele algo? ¿Duerme bien? Y evita preguntas de opinión o que requieran una respuesta más elaborada.
  • El profesional, en ocasiones debido al escaso tiempo asignado para interconsultas, si establece una conversación con el afásico tiende a completar sus frases o a adivinar su mensaje, y no le da el tiempo necesario y suficiente para expresarse. 
  • El profesional, como parte del  proceso terapéutico y ante una afasia ya cronificada, quiere "ayudar" al afásico en la aceptación de su problema haciendo hincapié en que "entienda" que lo que no ha mejorado durante el primer año ya no va a mejorarlo, poniendo límite temporal al proceso terapéutico, algo que está totalmente desmontado con numerosas investigaciones sobre la plasticidad del cerebro.
Como terapeutas, profesionales interesados en la afasia y familiares, debéis tener en cuenta que hay que cuidar mucho el aspecto comunicativo en vuestra relación con el afásico, debemos aconsejar a las personas del entorno más cercano al afásico que eviten este tipo de relación y ayudar a otros profesionales de la salud a mejorar su comunicación con las personas con afasia ya que el abuso de estas pautas comunicativas solo ayudan a facilitar el tan temido aislamiento social del afásico. El afásico tiene lenguaje interior, no tiene un problema de inteligencia, ni de pensamiento, ni de intencionalidad, tiene capacidad de decidir sobre sus bienes y acciones que le conciernen, necesita TIEMPO   e interlocutores válidos. Finalmente, recordaros que la mejora de la afasia es posible más allá del primer año y que gran parte del éxito de la recuperación se debe a la capacidad que tiene el afásico de CREER EN SÍ MISMO, si en su entorno encuentran expresiones verbales y no verbales que le indican que no está bien, que por mucho que se esfuerce, no le incluyen en las conversaciones, convirtiéndose en un espectador silente de la vida, en un enfermo que no puede decidir sobre su propio tratamiento, entonces la FE EN SU CAPACIDAD, se tambalea y con ella la motivación necesaria para su rehabilitación.
 
Helena Briales
Directora de la Asociación Ayuda Afasia 

 

Patrocinadores

TELUR, S.A., Empresa especializada en construcción, alquiler y rehabilitación de viviendas, nos ha facilitado las intalacíones de nuestras oficinas.