www.afasia.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home

Información

La información del lenguaje y del habla depende de sistemas cerebrales.

CEREBRO Y LENGUAJE

La producción de lenguaje y del habla depende de sistemas cerebrales que inervan los músculos y coordinan los movimientos de los pulmones, cuerdas vocales, la mandíbula y los labios. La comprensión del lenguaje depende de sistemas cerebrales que transforman la información acústica que llega al tímpano del oyente o la información visual que llega a sus ojos en el caso de usarse el lenguaje de signos o de mensajes escritos. Los aspectos más importantes implicados en el procesamiento del lenguaje comprenden transformaciones preceptúales en las cortezas visual y auditivo; procesos de control motor mediados por la corteza motora, los ganglios basales y el cerebelo; además de procesos de memoria- tanto de memoria a largo plazo como de memoria de trabajo- que implican estructuras del hipocampo medial temporal y estructuras del lóbulo frontal; a lo que se unen cambios atencionales dirigidos, mediados por los lóbulos parietales. Por tanto, en el procesamiento del lenguaje existe una implicación cerebral muy extensa. No obstante, de este hecho, algunas zonas cerebrales son más relevantes en el procesamiento del lenguaje que otras.

Ejemplos son un área de la corteza frontal (áreas 44 y 45 de Brodman), conocida como área de Broca y un área en la corteza parietal (área 22 de Brodman), conocida como área de Wernicke. El daño cerebral del área de Broca, que suele incluir daño en el tejido subcortical y la materia blanca, produce una afasia que se caracteriza por un habla con falta de fluidez, “telegráfica” con omisión de palabras funcionales pero con una comprensión intacta. Al contrario, el daño que implica al área de Wernicke da lugar a una afasia “fluida”, el habla se produce con una tasa y fluidez normales, aunque con numerosas sustituciones y paráfrasis, en cambio la comprensión está seriamente comprometida. Actualmente la contribución específica al procesamiento del lenguaje del área de Broca y de Wernicke está aún en discusión (motora vs. sensorial, sintáctica vs. semántica), aunque su importancia para el funcionamiento normal del lenguaje está demostrada.

Recientemente se ha aislado un área en el giro basal temporal, un área conocida como área de lenguaje basal temporal, que tiene importancia en el procesamiento de palabras. La estimulación de esta área en pacientes epilépticos sometidos a intervención quirúrgica produce trastornos de lenguaje que abarcan desde una simple anomia a afasias globales de tipo expresivo y receptivo. No obstante, estos trastornos son temporales, lo que sugiere que las funciones de esta área pueden suplirse por otras áreas cerebrales. Actualmente se considera que esta área basal temporal tiene una función importante en condiciones normales.

Con el desarrollo de las técnicas de neuro-imagen, se ha podido constatar la importancia, aunque no la necesidad, de una serie de otras áreas cerebrales para un funcionamiento normal del lenguaje. Así se ha encontrado un área prefrontal izquierda importante en tareas que requieren la producción de lenguaje o de juicios semánticos. Aunque en general existen aún considerables dificultades en emparejar determinados hallazgos con trastornos específicos.

Por otra parte, la clínica muestra que en el 95% de los casos de afasia, la causa suele ser un daño “localizado” en el lado izquierdo del cerebro. Incluso entre los individuos zurdos que presentan alteraciones afásicas, un alto porcentaje tiene lesiones cerebrales en el lado izquierdo. En algunos casos extremadamente raros en los que la afasia se debe a lesiones en el hemisferio derecho, el paciente casi siempre es zurdo y las alteraciones del lenguaje tienden a ser menos intensas y perdurables. La gravedad de la afasia y su pronóstico de recuperación depende de la extensión de la zona dañada y su localización exacta, del tipo de lesión y de la medida en que otras áreas del cerebro aparte de las del lenguaje están afectadas. La incidencia de la afasia es generalmente súbita. Las causas más frecuentes suelen ser ictus o traumatismos cráneo-encefálicos, aunque existe también una afasia primaria que aparece de forma gradual, sin que haya habido ningún daño cerebral manifiesto.

 

Patrocinadores

TELUR, S.A., Empresa especializada en construcción, alquiler y rehabilitación de viviendas, nos ha facilitado las intalacíones de nuestras oficinas.