¿QUÉ ES LA AFASIA?

Afasia es el término utilizado para denominar la alteración del lenguaje producida por daño cerebral o por enfermedad neurológica. Es un problema de comunicación producido por un fallo del sistema nervioso a la hora de procesar la comprensión y/o la expresión del mensaje.

 

Esta incapacidad total/parcial para comunicar suele aparecer tras Daño Cerebral Adquirido (DCA), una lesión brusca y repentina en el cerebro. La principal causa de DCA es el ictus, seguida de los traumatismos craneoencefálicos, los tumores y las infecciones.

 

No obstante, aunque menos frecuente, dicha incapacidad puede ser resultado de una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central. Es lo que se conoce como afasia primaria progresiva (APP).

 

Entre los síntomas habituales que puede presentar una persona con afasia podemos encontrarnos con que:

 

Expresión

 

Utiliza una o dos palabras para expresar una frase, sobre todo sustantivos.

 

Emplea frases de cortesía o frases muy frecuentes en el día a día.

 

Tiene dificultad con las palabras largas.

 

Omite o cambia sílabas de una palabra.

 

No dice la primera sílaba en las palabras que empiezan por vocal.

 

Habla bajo y articula con esfuerzo.

 

No conjuga verbos, solo en infinitivo.

 

Utiliza incorrectamente preposiciones y adverbios.

 

 

 

Comprensión

 

Tiene problemas para comprender preposiciones cortas: “y”, “en”, “de” …

 

No comprende las locuciones interrogativas.

 

Tiene dificultades para entender verbos.

 

Tiene poca memoria auditiva.

 

Presenta dificultades en frases subordinadas y relativas con pronombres.

 

Si dos palabras suenan parecidas puede confundirlas.

 

Puede comprender peor alguna categoría en concreto (animales, colores…)

 

Tiene problemas para comprender frases con una estructura sintáctica compleja.

 

 

Cada caso es particular y debe tratarse de manera individualizada, puesto que depende del tipo de afasia, la fase y el grado en el que se encuentra. Además, es probable que el afectado presente trastornos asociados que también han de tenerse en cuenta. Se ha demostrado que, con una rehabilitación adecuada y constante, en las afasias por DCA, se mejora; y que en las afasias primarias progresivas se consigue ralentizar la enfermedad.